Handball Masculino - Club Sarmiento suma su 2da victoria consecutiva en el Nacional de San Juan. La Mesa Agropecuaria Provincial respecto al aumento del inmobiliario rural en Bs. As. Asamblea del Foro Municipal de Seguridad del Distrito de SaavedraPigüé: Telefonos satelitales para Defensa Civil y BomberosAjedrez - Juan Pablo Etchepareborda el ganador del Blitz de noviembre del Club de Ajedrez Pigüé.

Bahia Blanca: Casi 1.500 bahienses podrán insertarse en el Plan Empalme inicialmente

Mayo 08, 2017

El Plan Empalme, la iniciativa que persigue la incorporación al mercado laboral protegido de quienes cobran un subsidio del Estado nacional, contaría actualmente con al menos 1.446 bahienses en condiciones de acceder al mismo, de acuerdo con datos cedidos por fuentes municipales a “La Nueva.”. -  Tal como anunció el presidente Mauricio Macri en plena celebración del Día del Trabajador, el programa persigue el objetivo de reducir el costo laboral del empleador para inducir la creación de trabajo genuino.

Para ello propone que partiendo de un salario de bolsillo de 12.000 pesos, el Estado subsidie $4.030 –el monto que se percibe por un plan social-- con la condición de que el empleador incorpore un trabajador registrado.

Vale aclarar que sólo los planes que se cobran bajo la órbita del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Social de Nación forman parte del programa.

Así las cosas, los planes vigentes incorporados al Empalme son: Jóvenes por más y mejor trabajo, Seguro de capacitación y empleo, Progresar, Promover, Prestaciones de desempleo, Ellos hacen, Construir empleo, Intercosecha, así como los egresados de cursos de Formación Profesional.

En Bahía Blanca, unos 1.077 jóvenes perciben el Jóvenes por más y mejor trabajo, al tiempo que los 369 restantes perciben el Seguro de Capacitación y Empleo.- Ambos planes funcionan en el ámbito de la Oficina de Empleo de la Municipalidad de Bahía Blanca.

Los subsidios varían entre 900 y 4.030 pesos por trabajador, según pertenezcan a planes dependientes del Ministerio de Trabajo o de Desarrollo Social.- El empleador pagará el salario y las cargas sociales de cada trabajador que incorpore (aporte previsional más cobertura de salud), y descontará de ese monto el importe del subsidio estatal.

La vigencia del plan será de 24 meses, y no hay precisiones sobre la posibilidad de prórroga.-             En todo el país, según datos aportados desde el área de Desarrollo Social, el universo de trabajadores con algún plan, en condiciones de incorporarse al “Empalme” es de 1 millón de personas.-             Pueden ingresar al “Empalme” solamente los nuevos empleados, o aquellos que el empleador no hubiera dado de alta al 31 de diciembre de 2016, y que ya se venían desempeñando informalmente en la empresa.

Nada se conoce aún sobre el mecanismo que se usará para verificar que el trabajador desarrollaba tareas en la firma antes de esa fecha.

Por el buen camino   :  “Creo que la iniciativa va en el sentido correcto, pero será de compleja implementación. Hay que tener en cuenta que las empresas demandan como mínimo que los potenciales trabajadores tengan la secundaria completa, y muchos de quienes perciben esos planes no reúne ese atributo”, advirtió el economista jefe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), Jorge Colina.

Agregó que si bien es cierto que solamente el crecimiento de la economía y la inversión productiva son la clave para aumentar el empleo asalariado protegido, “cuando la actividad se recupera, los trabajadores calificados son los primeros en salir de la desocupación. De allí la importancia de destinar acciones específicas, en este caso, el Empalme, para atender a los no calificados que, de otra forma, no pueden acceder a empleos de calidad. Claro que además de bajar el costo laboral para las empresas, el Gobierno debería sistematizar la capacitación para que quienes resultan elegibles en el marco de este programa obtengan competencias laborales que ayuden a su inserción, porque si bien se están haciendo cosas, todo está muy disperso”, señaló el profesional.-                                                                  En tanto, los elevados niveles de contribuciones a la Seguridad Social y demás cargas laborales -como el pago de la ART y la Obra Social- rondan en nuestro país el 35,3% del total de la nómina salarial bruta pagada por las empresas argentinas, los más elevados de la región, de acuerdo con un informe de la Fundación FIEL.

Precisamente, estos altos niveles de cargas adicionales al salario “de bolsillo” que se reparten entre empleadores (aportes patronales) y empleados (aportes personales) son los que hacen incrementar los niveles de informalidad laboral que se evidenciaron en el cuarto trimestre de 2016 (último dato disponible) tanto en el aglomerado Bahía Blanca-Cerri -con el 25,1% de la fuerza de trabajo “en negro”-- guarismo que se estira hasta el 33,6% para el promedio de los 31 aglomerados urbanos relevados en la EPH del INDEC, los que, desde una perspectiva histórica, resultan estructurales.

“Es claro que está situación no incide de la misma manera en las pymes que en las grandes empresas. Esto porque al pagar estas últimas mayores salarios, ya que emplean a trabajadores altamente calificados, se ven mucho menos afectadas.

"Por eso, una idea interesante sería recrear una suerte de mínimo no imponible de cargas sociales, debajo del cual, las firmas más pequeñas pagarían poco, con una alícuota creciente relacionada directamente con el tamaño de la empresa. Un esquema similar al del impuesto a las Ganancias”, ejemplificó Colina.

Palabra sindical

Miguel Aolita, secretario general de los mercantiles consultado respecto al posible paliativo a la falta de creación de empleo privado que podría representar el programa “Empalme”, sostuvo que la medida es “positiva” porque el objetivo es regularizar la situación de muchos trabajadores que actualmente se mantienen en la informalidad.

El dirigente de Empleados de Comercio sostuvo que en la ciudad existen 4.980 empresas comerciales registradas, y que controlar su desenvolvimiento en materia de cumplimiento de la legislación laboral es una tarea ardua, por lo que toda medida que contribuya a reducir el nivel de empleo no registrado es bienvenida.

El sector ha venido librando una batalla contra el empleo en “negro” o no registrado desde hace muchos años, aunque hay conciencia que muchas veces por la propia necesidad de no arriesgar su empleo, el trabajador niega la existencia de abusos.

“Gracias a las inspecciones que hacemos con inspectores del Ministerio de Trabajo hemos podido reducir el porcentaje de trabajo no declarado. También es cierto que por la crisis de caída de ventas ha habido expulsión de trabajadores, ya que directamente el dueño del comercio se puso al frente”, señaló Aolita.

Agregó, que “si esta implementación va a servir para regularizar el trabajo no registrado o mal registrado, bienvenida sea”.

Bahía Blanca registró, en la última medición oficial, una de las mayores tasas de desempleo del país, al cerrar en el cuarto trimestre del 2016 con un 9,2 por ciento. Solo fue superada por Mar del Plata, entre 31 aglomerados urbanos que revela trimestralmente el INDEC.

 

Fuente:  La Nueva

Comentarios
HOTEL CENTRAL
dass
TODO POR UN PESO
EL PROGRESO SEGUROS
 BAJA LA APP PARA TU CELU
SODA SAN MARTIN