Patín Artístico - Excelente perfomance de Martina Hoffman en Termas de Río Hondo.Hockey Femenino - La Asociación del SudOeste Sub 16 finalizó en el 8° lugar tras caer ante Mar del Plata B.Basquet Bahiense - Esteban Silva convirtió 26 puntos y fue goleador en el partido que Bahiense derrotó a Olimpo. LRF - Unión de Tornquist y Automoto adelantan el clásico al próximo sábado Siempre que llovió, Paró

La chica que convierte todo en algo “oficialmente asombroso” en el record Guinnes de Epecuén

Febrero 06, 2017

Natalia Ramírez Talero es la adjudicadora del Guinness World Records en Latinoamérica. Hace días, en Carhué, fue testigo de un hecho histórico, la mayor cantidad de personas flotando en línea en un lago sin elementos de flotación, en Epecuén, cuando cerca de 3.000 habitantes del pueblo del partido de Adolfo Alsina, cuya capital es Carhüé, flotaron durante 30 segundos en las aguas saladas de la localidad que se inundó hace 30 años y que es conocida por las propiedades curativas de su laguna- . La iniciativa fue fiscalizada por oficiales de la fundación que constataron el quiebre de la marca que pertenecía Taiwán desde 2014. La iniciativa tuvo como finalidad de fondo promocionar la zona como destino turístico, que anualmente es visitada por las propiedades de sus aguas termales y los lugareños se organizaron para batir el récord Guinnes que hasta ayer le pertenecía a la isla reivindicada por China como parte de su territorio.        

 Natalia tiene -centímetro más, centímetro menos- 1,60 metros de altura, pelo castaño y una sonrisa gigante. Enfundada en un saco azul, con camisa blanca, pollera gris y pañuelo azul a manera de corbata, cada vez que habla se le nota esa tonalidad propia de los países del norte de América del Sur, entre correcta, agradable y musical. Con 27 años, esta abogada nacida en Bogotá se ha convertido en una suerte de hada madrina de los sueños de muchas personas: como ocurre en los cuentos fantásticos, su presencia en un momento y un lugar demarca que algo especial e increíble está por ocurrir.                                                                                    Testigo de incontables hazañas, Natalia es una de las principales responsables de fiscalizar y otorgar las nuevas marcas de los Guinness World Records en Latinoamérica. Como ella bien lo define, su trabajo es tomar algo que puede parecer ordinario, normal y corriente, y convertirlo en algo “oficialmente asombroso a nivel mundial”.     Así, ha presenciado y adjudicado más de 15 récords en el último año en todo el continente, entre los que estuvieron la mayor cantidad de rocotos (morrones) rellenos en Arequipa, Perú; o el reciente de mayor cantidad de personas flotando en línea en un lago sin elementos de flotación, en Epecuén.                                           Se ríe cuando le dicen que su trabajo, la posibilidad de viajar y ser testigo de cosas increíbles es “el sueño del pibe”, y cuenta que aplicó para este trabajo a través de un aviso “como en cualquier otra oferta laboral”.           Pero también reconoce que una de las primeras cosas que debe dejar afuera son los prejuicios, ya que no hay nada que pueda ser extraño o raro para el Guinness: si siente que no está capacitada para fiscalizar un récord, su primera idea es pedir que sea otro quien fiscalice.                                                                              “Entre los valores que tenemos como adjudicadores, se encuentran el respeto ante cualquier tipo de aplicación, la integridad que mantenemos y la inclusividad. No hablamos de cosas raras, sino de cosas diferentes; cada récord es diferente a los demás. Cuando uno entiende la pasión que hay detrás del título, es menos raro, y más aceptable y emocionante poder participar de ello”, cuenta.                                                                         “Nuestro objetivo es observar que se realiza algo que es normal y tornarlo oficialmente asombroso; en eso nos especializamos. Los prejuicios quedan afuera cuando estamos en campo: somos amables, pero exigimos que se cumplan las reglas; no podemos ser laxos, porque se trata de un récord a nivel mundial”, agrega.                     Según Natalia, cualquier persona puede aplicar para un Récord Guinness; y son muchos los que prueban. Por semana, recibe unos mil correos electrónicos desde todos los puntos de Latinoamérica; y todos son contestados. De ahí hasta el intento de batir la marca hay varios pasos más, vinculados mayormente con el tipo de récord a vencer, las reglas que habrá que cumplir, o cómo y dónde se hará, por ejemplo.                                                “Cada récord que quieras intentar va a tener reglas, vas a tener que cumplirlas, y por más pequeño que parezca, hay gente que se dedica años para poder batirlo. Y cualquier persona en cualquier ciudad del planeta va a querer vencerlo; y deberá cumplir exactamente las mismas reglas”, cuenta.                                          “Somos la única autoridad a nivel mundial que certifica récords. Entonces, ser premiado por el Guinness World Records, te permite ser reconocido a nivel mundial con un título que solo tú vas a ostentar”, concluye.

 

Fuente: La Nueva

Comentarios
EL PROGRESO SEGUROS
 AldyMar
TODO POR UN PESO
HOTEL CENTRAL
MAVI LENCERIA
SODA SAN MARTIN